INCENDIO EN EL LABORATORIO RUSO QUE CUSTODIA MUESTRAS DE LA VIRUELA Y EL ÉBOLA

Una explosión de gas ha causado un incendio en el Centro Científico Estatal de Virología y Biotecnología de Rusia (VECTOR). Éste es uno de los dos únicos lugares en el mundo donde se almacenan oficialmente muestras vivas de virus de la viruela, y retiene reservas de otros patógenos mortales, incluidos el virus del Ébola y las esporas de ántrax.

La viruela, que fue declarada erradicada en 1980, mató a hasta 500 millones de personas en el siglo XX. El ébola, es una emergencia sanitaria en países como el Congo, actualmente en rebrote.

VECTOR es el único lugar de Rusia en el que se almacenan muestras de ébola y otros virus como la viruela. Está situado en Koltsovo, en la region de Novosibirsk, Siberia y la información oficial fue dada por la agencia estatal de noticias TASS.

Lea también: A 38 años de su desaparición

Se asegura que en la sala en la que tuvo lugar la explosión y posterior incendio no han habido fugas al exterior ni había muestras de ébola ni viruela. Según informó el propio centro, la explosión tuvo lugar durante unos trabajos de reparación en el 5° piso del edificio y dejó una persona herida con quemaduras de tercer grado. La estructura no ha sufrido daños. Según el canal gubernamental RT, el incendio pasó al poco tiempo a ser un "incidente grave" y el Ministerio de Emergencias envió 13 camiones y 38 bomberos.

Las muestras de virus de la viruela se encuentran únicamente en dos lugares del mundo: el VECTOR ruso y en otro laboratorio de alta seguridad en los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de los EE.UU.

El laboratorio VECTOR albergó experimentos de armas biológicas durante la era de la guerra fría. Fundado en 1975, el centro se amplió varias veces hasta emplear a miles de investigadores. Hoy ocupa decenas de hectáreas y en los últimos años se han aplicado mejores medidas de seguridad.

El suceso ha sido recogido por la prensa rusa y extranjera tras un verano rico en incidentes, algunos poco claros. Las autoridades rusas tardaron el mes pasado en divulgar información sobre una explosión en un sitio de pruebas militares que causó un aumento en los niveles de radiación en la región de Arjangelsk, pero la radiación fue detectada en toda Europa. Explotó un cohete de combustible líquido que transportaba materiales nucleares, matando al menos a cinco personas. Más tarde se informó que la inteligencia estadounidense cree que el ejército ruso estaba tratando de ocultar un desastre durante un intento de recuperación de un misil de propulsión nuclear.

El incidente no es el primero en el laboratorio VECTOR. En 2004 una investigadora, Antonina Presnyakova, murió en el complejo después de pincharse accidentalmente con una aguja que portaba el virus Ébola. Los medios rusos afirmaron que fue la única muerte por este virus en la historia de Rusia. Si el incidente hubiese sido notificado con suficiente tiempo los médicos podrían haberle salvado la vida, denunció entonces 'The New York Times'.

El instituto VECTOR sufrió la falta de fondos en la década de 1990. Esto generó temores de que los investigadores pudieran vender sus conocimientos o muestras biológicas a gobiernos como Irak y Corea del Norte. Jamás se ha probado nada en ese sentido.

Lea también: Nueva vacuna de la viruela

ARMAS BIOLÓGICAS

En el año 1992, un investigador de VECTOR abandonó el programa y se mudó a los Estados Unidos. Desde ahí denunció que el gobierno soviético desarrollaba y almacenaba armas biológicas en otras instalaciones (Kirov y Sergiev Posad) y que producía Ántrax en Ekaterinburgo.

Según su versión, en los ochenta el gobierno soviético empezó llevar muestras desde Moscú, donde estaban inicialmente, al laboratorio siberiano VECTOR "para poder hacer experimentos de armas biológicas, como para afrontar una guerra total.

Lea también: Bioterrorismo: Ciencia ficción?...

VECTOR es considerado uno de los principales centros de investigación epidemiológica del mundo y fue encargado del desarrollo de una vacuna contra el Ébola este año. Los científicos del centro también están desarrollando vacunas contra la gripe porcina y el VIH.

El otro depósito de viruela del mundo, del CDC, en Atlanta, también se ha enfrentado a serias dudas sobre sus procesos e infraestructura de seguridad después de varios fallos de aislamiento. En 2016, USA Today publicó una investigación sobre fallos, incluido un incidente en 2009 en el que los científicos en trajes de riesgo biológico pudieron ver filtraciones en una cámara de descontaminación, donde se suponía que los que acababan de trabajar con agentes patógenos mortales debían ser bañados en una ducha química.

Lea también: El secreto de la viruela

¿PODRÍAN LOS VIRUS SOBREVIVIR A UNA EXPLOSIÓN?

El Dr. Joseph Kam, profesor asociado en el Centro Stanley Ho, para Enfermedades Infecciosas Emergentes (CEID), le dijo a CNN que las reglas para almacenar virus son muy estrictas, porque son enfermedades altamente peligrosas como el ébola y la viruela. deben almacenarse en laboratorios del más alto nivel de seguridad.

El acceso a las muestras es limitado y se utilizan contenedores especiales para su almacenamiento, dijo Kam. Agregó que, si bien el fuego es lo suficientemente caliente como para destruir virus, una explosión podría generar el riesgo de propagar el virus y existiría el peligro de infectar a las personas en la misma habitación o contaminar el área inmediata.

“Los virus son frágiles y más de 100 grados los matan”, dijo Kam. Pero bajo ciertas circunstancias, una explosión podría propagar el virus: “Parte de la fuerza expansiva de la explosión lo llevaría lejos del sitio donde se almacenó”, dijo. Esa zona de contaminación podría ser desde 10 a unos cientos de metros, dependiendo del volumen de la explosión y otros factores, como la velocidad y dirección del viento, y de si se trata de un virus que puede transmitirse por el aire.

Este nuevo incidente en VECTOR, se produce apenas unas semanas después de una explosión cerca del sitio de una sospechada prueba fallida de misiles en el norte de Rusia y que mató al menos a cinco especialistas nucleares, provocando un dramático aumento en los niveles de radiación, que fueron ocultados pero revelados los sensores de varios países europeos, hasta donde se extendió la nube radiactiva.

Lea también: La viruela como arma mortal

Fuentes: elmundo.es - cnnespanol.cnn.com - es.gizmodo.com

Contenido actualizado el October 4, 2019, 11:19 am