La inmunoterapia es una clase de tratamiento que aumenta la respuesta inmune del cuerpo a los tumores cancerosos. Para ello, los tumores tienen que ser los llamados calientes, deben contener células inmunes. Si estas últimas no son un número suficiente el tumor se denomina frío.

La búsqueda de la conversión de tumores fríos en calientes para que respondan a la inmunoterapia es una larga historia inconclusa. La noticia actual es que investigadores del Centro Médico de la Universidad Rush, en Chicago, parece haber logrado esta conversión con una vacuna de virus gripales inactivados, en experimentos con ratones.

Los investigadores tomaron datos del Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos, que revelaban que personas afectadas de cáncer de pulmón, que habían estado en el hospital con infecciones pulmonares relacionadas con la gripe, vivían más que aquellas con cáncer de pulmón que no habían tenido el virus de la gripe.

Esa observación se aplicó en tumores de melanoma en ratones. Así descubrieron que esta vacuna convertía los tumores fríos en calientes, al aumentar la concentración de células dendríticas en los tumores, que son las que estimulan la respuesta inmune: las células T CD8 que pueden reconocer y destruir las células cancerosas.

Los melanomas crecieron a un ritmo más lento o comenzaron a reducirse y además disminuyó el crecimiento de otro tumor ubicado en otro sector del cuerpo y que no fue inyectado. Resultados similares fueron obtenidos en cáncer de mama (también en ratones).

Los seres humanos y los ratones son genéticamente idénticos en un 95%. Por ello los científicos tienen fundadas esperanzas en que las actuales vacunas antigripales pudieran ser usadas en los tratamientos anticáncer luego de las pruebas correspondientes.

Fuente: Proceeding of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS) (ver artículo original)

Contenido actualizado el March 10, 2020, 4:29 pm