Desde mi último artículo pasaron poco más de 2 meses. Coincidía con la suspensión de la aplicación de la vacuna de “Oxford” en voluntarios por la aparición de una enfermedad grave en uno de ellos, la que finalmente no tuvo relación con la vacuna. Reanudado el proceso de fase III, a la fecha sabemos que once vacunas en desarrollo se encuentran en la misma fase, superada la cual (de ser exitosa) comienzan el proceso de aprobación.

Cuatro de ellas comunicaron, casi simultáneamente, resultados parciales con respecto a su eficacia que resultan de lo más esperanzadores. La mencionada de Oxford-Astra Zéneca, anunció un 90% de eficacia, la de Pfizer-BioNtech más del 90%, la Sputnik V 92% y la de Moderna 94,5%.

Cualquier vacuna para ser aprobada debe tener una eficacia mayor al 50%, por lo que estos resultados preliminares permiten suponer que estamos ante vacunas exitosas. Obviamente, aún debemos esperar los números de esta primera etapa de la fase III, que estaría definiéndose a fines de noviembre o mediados de diciembre, ante la ansiedad del mundo todo.

De estas cuatro, dos se componen de Ácido Ribonucleico mensajero (ARNm), una nueva tecnología que ya viene desarrollándose en otras vacunas. La otras dos utilizan vectores de adenovirus (humano y de chimpancé) en forma atenuada o inactivada, que traen un amplio y exitoso desarrollo en la historia de las inmunizaciones.

La polémica surge de las interpretaciones que con distinta motivación se le da a cada una de ellas: es así que se las escucha nombrar como la ‘rusa’, la ‘china’, la ‘inglesa’, la ‘americana’. Aquí no hay distingos de nacionalidad (salvo para los creadores), sino que todas y cada una de ellas deben cumplir con todos los requisitos establecidos para su registro y aprobación por los entes reguladores internacionales primero y nacionales después. Y hasta ahora, estos pasos se vienen cumpliendo, acelerados por la urgencia pero cumpliendo con todos los protocolos exigidos.

En el caso de Argentina, dispondríamos de al menos 4 vacunas para una primera etapa de vacunación, con la posibilidad de que se sume alguna más. Debemos ser pacientes y no especular con las probables fechas, que se van a ir clarificando con el paso de los días. El remedio para combatir esta pandemia está cerca, pero debemos seguir extremando recursos en la prevención respetando el protocolo (distanciamiento, barbijo, lavado de manos, aislamiento de ser necesario), en un esfuerzo más que puede mantenernos a salvo y salvar a otros.

¿Quiénes se vacunarán primero contra el COVID-19?

Seguimos atentos y esperanzados.

Maldita pandemia…

CK

Contenido actualizado el November 17, 2020, 7:38 pm