La semana pasada terminó con el anuncio de que Argentina iba a participar de la prueba de una de las vacunas contra el COVID-19 que entraría ya en fase III, en un desarrollo conjunto del laboratorio estadounidense Pfizer y el alemán BioNTech. Esta vacuna, a bajas dosis, generó una cantidad de anticuerpos similar o mayor a los que provoca la infección.

En el inicio de esta semana se difundió la esperanzadora noticia de que la vacuna inglesa, también en fase III, del laboratorio Astra Zéneca y la Universidad de Oxford, había obtenido buenos resultados en la producción de anticuerpos y células T, fundamentales en la defensa inmunitaria, que alcanzaron niveles superiores a los provocados por la enfermedad. Esto hizo que la FDA de los Estados Unidos la precalificara, paso previo a su aprobación y regulación de su uso.

Mientras tanto, la OMS reveló que unas 24 vacunas (de más de 140 en investigación) se encuentran ya en fase II, lo que amplía la perspectiva optimista para los meses futuros, que serán críticos en la evolución de esta dolorosa pandemia.

Ver Vacunas contra el COVID-19

La vacuna ‘de Oxford’, como ya se la denomina en lenguaje no médico, fue probada en 1.077 voluntarios entre 18 y 55 años, y ya se comenzó a aplicar en miles de ellos en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil. Este último país, colabora en las pruebas habiendo concertado la transferencia de tecnología para la futura elaboración de vacunas propias.

La que probará Argentina, desarrollada a partir de un vector viral no replicante (ácido ribonucleico mensajero – ARN), fue probada en unos 50 voluntarios entre 18 y 55 años y ahora se espera hacerlo en 30.000, ampliando la edad hasta 85 años. Se ha dicho que esta colaboración en la investigación obedece a la capacidad que ofrece el país en lo científico y tecnológico, situándolo en una posición de privilegio a la hora de reservar dosis para su aplicación local, en el momento de la producción global de la vacuna.

Existe la posibilidad que Argentina mantenga tratativas por la vacuna de Oxford, ofreciendo la infraestructura desarrollada para la manufactura de vacunas a cambio de la transferencia tecnológica.

Ver ¿Quiénes se vacunarán primero contra el COVID-19?

CK

Fuentes: Varias. Redacción propia.

Contenido actualizado el July 21, 2020, 11:21 am