La OMS certificó la nueva vacuna contra el dengue

El virus del dengue, endémico en unos 100 países, incluyendo la casi totalidad de América Latina y el sudeste asiático, está presente en todas las regiones del mundo y es una enfermedad en expansión que la Organización Mundial de la Salud (OMS) quiere frenar con una nueva vacuna que certificó hoy.

El Grupo Asesor de Expertos sobre Inmunización (SAGE, por sus siglas en inglés) de la OMS evaluó ayer la primera vacuna contra el dengue, Dengvaxia, producida por el laboratorio francés Sanofi Pasteur y recomienda su uso en aquellos países donde el virus es endémico y en las zonas donde haya una incidencia mayor al 50%, con la intención de cumplir con el ambicioso objetivo de alcanzar una reducción de la mortalidad de un 50% y una caída de la morbilidad del 25% para 2020.

El dengue es trasmitido por la picadura del mosquito Aedes Aegypti que produce dolores musculares y puede convertirse en fiebre hemorrágica mortal. Entre 50 y 100 millones de personas contraen la enfermedad anualmente: de ellas 500.000 padecen la versión hemorrágica y unas 22.000 mueren. Precisamente, la Argentina padece el peor brote en los últimos años: el último Boletín Epidemiológico emitido por el Ministerio de Salud,  notificó durante 2016 unos 47.741 casos de dengue, incluyendo sospechosos, probables, confirmados y descartados. De ellos, 22.940 corresponden a casos confirmados o probables autóctonos distribuidos en 16 jurisdicciones del país, especialmente en el noreste del país donde la circulación ya es endémica.  Ya se han registrado 5 muertes por la enfermedad.

La vacuna es efectiva contra los 4 seorotipos del virus del dengue - aunque es más eficaz contra el 3 y el 4 - y en general tiene una eficacia del 60%, que aumenta considerablemente si el paciente ha sido expuesto con anterioridad al virus. En el país, en la mayoría de los distritos circula el serotipo DEN1, el más leve de dengue, pero en provincia de Buenos Aires y en Salta se registraron también casos aislados de DEN4.

La vacuna ya había obtenido la licencia para ser utilizada en  México, Filipinas, Brasil y El Salvador. Estos 4 países han certificado que se puede inocular en la población de 9 a 45 años. Los expertos sugieren que la edad mínima para poder administrarla se ubica entre los 9 y 11 años, dado que se ha comprobado que si se administra a niños de menos edad puede tener algunos efectos adversos, como mayores hospitalizaciones. Pero dado que la mayor incidencia se da entre los adolescentes, el SAGE ha decido establecer la pre-adolescencia como la franja de edad más adecuada.

Fuentes: EFE y Télam

Nota: Esta vacuna no está disponible en la Argentina por el momento.

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn