Alerta: Brote de sarampión en Europa

El sarampión ha sido y es una de las principales causas de muerte entre los niños, a pesar de que existe una vacuna eficaz para prevenirlo. En 2015 hubo 134.200 muertes por sarampión en todo el mundo, es decir, cerca de 367 por día o 15 por hora.

En enero de 2017 se han notificado más de 500 nuevos casos de sarampión en Europa como consecuencia de distintos brotes que, según alerta la Organización Mundial de la Salud, pueden poner en riesgo todos los hitos ganados para conseguir su erradicación en el continente. Entre las causales, la OMS muestra que la cobertura de vacunación cayó por debajo del 95% necesario para mantener la enfermedad controlada.

Aunque dos tercios de los 53 países europeos ya controlan la transmisión endémica del sarampión, en 14 de ellos todavía lo es. Los principales brotes de sarampión en Europa se están produciendo en Italia y Rumania. Este país ha notificado más de 3.400 casos y 17 muertes entre enero de 2016 a marzo de este año. Italia, por su parte, ha experimentado un fuerte aumento de casos en las primeras semanas de 2017, con 238 infecciones notificadas en enero y un número similar en febrero, según los datos preliminares que reconocen que su cobertura de vacunación bajó al 83%. Otros países con aumento de casos son: Francia, Alemania, Polonia, Ucrania y Suiza.

Ya en 2015 se había notificado un número significativo de casos en Alemania, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Federación Rusa, Georgia, Italia, Kazajistán y Serbia.

A esta altura, debe insistirse en el refuerzo de la vacunación y es necesario además, remarcar que la vacunación contra el sarampión ha reducido la mortalidad mundial por esta causa, en un 79% entre 2000 y 2015.

En 2015, aproximadamente un 85% de la población infantil mundial recibió una dosis de vacuna antes de cumplir el año de vida. En 2000, ese porcentaje fue del 73%. Se estima que entre 2000 y 2015, la vacuna contra el sarampión evitó unos 20,3 millones de muertes, lo que la convierte en una de las mejores inversiones en salud pública.

La caída de la cobertura de vacunación, la laxitud de la vigilancia de la enfermedad y la creciente resistencia a la vacunación, con los resultados a la vista, han encendido las luces de alarma.

 

 

La artritis reumatoidea podría tener su vacuna terapéutica

La artritis reumatoide es una enfermedad autoagresiva, ocasionando un daño preferentemente en las articulaciones de más movilidad como las de las manos y los pies, entre otras. Poco a poco, el sistema inmune destruye estas articulaciones de manera irreversible y aún hoy no existe un tratamiento específico para la enfermedad. Las terapias actuales únicamente tratan los síntomas y enlentecen su progresión, pero con el paso del tiempo su progresión es imparable. Esta situación podría estar a punto de cambiar con un nuevo tratamiento desarrollado en la Universidad de Queensland, en Australia.

Un equipo de investigadores ha desarrollado una vacuna segura y eficaz en la supresión de la respuesta inmune; es decir, es capaz de atajar el problema de raíz interviniendo a nivel del sistema inmune para evitar que éste ataque indiscriminadamente a los propios tejidos del organismo.

Leer más:La artritis reumatoidea podría tener su vacuna terapéutica

Semana de la vacunación en las Américas

El 14º aniversario de la Semana de Vacunación en las Américas (SVA) se celebrará del 23 al 30 de abril del 2016, con el eslogan regional: “¡Vamos por el oro! ¡Vacúnate!”, haciendo alusión a la celebración este año, de los Juegos Olímpicos.

La SVA es un esfuerzo extraordinario dirigido por los países y territorios de las Américas para fomentar la equidad y el acceso a la vacunación, fortaleciendo los programas nacionales de inmunización para llegar a las poblaciones con acceso limitado a los servicios de salud regulares, como las que viven en las periferias urbanas, zonas rurales y fronterizas y en las comunidades indígenas. Desde su creación en el 2003, más de 519 millones de personas de todas las edades han sido vacunadas durante campañas realizadas bajo el marco de estas campañas.

En el sitio de la OPS se pueden bajar distintos materiales para apoyar acciones de la campaña y otros eventos preparados para esta semana.

Asimismo, se utilizará el hashtag #Vacúnate, para compartir fotos y videos relacionados con las actividades de vacunación. Con el hashtag #vacunate, el día 25 de abril se puede participar del Tweet Chat de temas de vacunas, a las 12:30 hora de Argentina.

La OMS certificó la nueva vacuna contra el dengue

El virus del dengue, endémico en unos 100 países, incluyendo la casi totalidad de América Latina y el sudeste asiático, está presente en todas las regiones del mundo y es una enfermedad en expansión que la Organización Mundial de la Salud (OMS) quiere frenar con una nueva vacuna que certificó hoy.

El Grupo Asesor de Expertos sobre Inmunización (SAGE, por sus siglas en inglés) de la OMS evaluó ayer la primera vacuna contra el dengue, Dengvaxia, producida por el laboratorio francés Sanofi Pasteur y recomienda su uso en aquellos países donde el virus es endémico y en las zonas donde haya una incidencia mayor al 50%, con la intención de cumplir con el ambicioso objetivo de alcanzar una reducción de la mortalidad de un 50% y una caída de la morbilidad del 25% para 2020.

Leer más:La OMS certificó la nueva vacuna contra el dengue

Vacuna contra el dengue: ¿más cerca?

Científicos estadounidenses aseguraron haber encontrado "la pieza final del puzzle" para una vacuna contra el dengue que, al menos, será capaz de detener el brote del virus que azota gran parte de Sudamérica y que ya causó miles de millones de infecciones desde su aparición, en el Siglo XIX.

La vacuna experimental, desarrollada por el Instituto Nacional de la Salud, en Estados Unidos, fue probada en un pequeño y aleatorio análisis sobre 41 personas voluntarias sanas. Cada participante recibió una dosis de la vacuna experimental o un placebo y fueron infectados con una cantidad moderada del virus seis meses después. El resultado fue claro: los 20 voluntarios que reciberon el placebo, regresaron al centro de estudio con sarpullidos, una caída considerable de los glóbulos blancos y otros síntomas de la enfermedad, mientras que los 21 voluntarios que recibieron la vacuna experimental no se enfermaron ni tuvieron evidencia de infección en su sangre.

Los resultados, publicados en la prestigiosa Science Transnational Medicine, fueron tan prometedores que los test de fase 3 de la vacuna ya empezaron a utilizarse en Brasil el pasado 22 de febrer, en 17 mil adultos, adolescentes y niños que terminarán su tratamiento en 2018.

Los prometedores resultados también significan un estímulo para el desarrollo de la vacuna contra el virus zika ya que éste y el dengue pertenecen a la misma familia de virus. Los directores del centro de investigación se mostraron ilusionados con acortar los tiempos en el desarrollo de la vacuna contra el Zika, gracias a la base de su trabajo actual contra el dengue.

Equipos de investigadores tanto del gobierno estadounidense como de la industria estuvieron trabajando durante casi 100 años para producir una vacuna contra enfermedades transmitidas por mosquitos. El brote del dengue representa a una de las enfermedades infecciosas más contagiosas del mundo, ya que la padecen unas 400 millones de personas por año. Si bien la mayoría de los contagiados desarrolla algunos síntomas relativamente leves, dos millones de los contagiados padecen la versión más peligrosa del virus y unos 25 mil mueren por la enfermedad.

Durante su evolución, el dengue fue una enfermedad particularmente difícil de tratar por las características únicas del patógeno. Existen cuatro tipos de cepa en el mundo y los anticuerpos para cada cepa interactúan entre ellos de tal modo que, si la vacuna no logra la protección de todas las cepas en simultáneo, podrían volverse en algo contraproducente y poner en riesgo al paciente de sufrir una enfermedad grave, si se exponen a alguno de los otros tipos de cepa.

Esta investigación significa un dilema ético, como que significa exponer a voluntarios a un virus de esa magnitud. Los científivos expresaron que esos experimentos fueron utilizados en el pasado ante la malaria, cólera, norovirus, gripe y otras enfermedades "para las cuales es realmente urgente moverse con rapidez en el campo de la investigación". En este caso afirmaron que, en el caso del dengue, el análisis se justificaba porque se sabía de antemano que la vacuna parecía ser efectiva para prevenir los tipos 1, 3 y 4 del virus pero faltaba un poco de aprendizaje en el impacto del tipo 2. Es importante saber cuándo dar el paso adelante, ya que los tratamientos a larga escala como este requieren de un trabajo que puede durar de tres a diez años.

Fuente: Infobae.com