Los niños fallecidos por infección estreptocóccica refuerzan el concepto de prevención

Los recientes casos de niños fallecidos por enfermedad estreptocóccica invasiva, son un infeliz recordatorio de la importancia de las vacunas como prevención.

Dos de ellos padecían una enfermedad concurrente, la gripe o influenza, patología que tiene una vacuna que la previene y que existe ya hace años en el calendario oficial de vacunación en la Argentina. La misma debe renovarse cada año.

Otros dos, complicaron su estreptococcia con neumonía, terminando en una septicemia (que es la invasión del germen en el torrente sanguíneo). Aunque no hay datos aún sobre el tipo de neumonía, también es bueno recordar que el calendario argentino tiene una vacuna antineumocóccica, que es muy efectiva para el neumococo (Streptococcus pneumoniae) y que protege contra las complicaciones que puede generar esta bacteria.

Otra posibilidad de complicación de este tipo, puede provocarla la varicela, enfermedad que comienza su pico anual justamente en septiembre. Esta enfermedad virósica, puede complicarse por el rascado, favoreciendo el ingreso del estreptococo de piel, que sumado a la caída de la inmunidad que genera la varicela, puede terminar en una enfermedad generalizada potencialmente mortal.

Es por ello que se debe reforzar el concepto de la vacunación como una acción preventiva determinante, que va a cubrir una enfermedad específica pero a su vez evitará eventuales complicaciones con otras patologías.

CK

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn