Alerta por rebrote de sarampión en América

La Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) advirtió que ante los brotes de sarampión en curso en las Américas, los países deben redoblar esfuerzos para vacunar a sus poblaciones, fortalecer la vigilancia para detectar posibles pacientes y poner en marcha medidas para responder rápidamente ante cualquier caso sospechoso, en una actualización epidemiológica publicada en los últimos días.

Debe recordarse que la región de las Américas fue declarada libre de rubeola y del síndrome de rubeola congénita en 2015, y del sarampión en 2016, en lo que se constituyó en otro de los éxitos de la vacunación en la región (el primero fue la erradicación de la viruela). Sin embargo, el virus del sarampión no solo sigue en circulación en el resto del mundo, sino que Europa y Estados Unidos están sufriendo rebrotes de la enfermedad por la caída de la vacunación, por el crecimiento de los grupos antivacunas. Esta situación pone en riesgo los esfuerzos logrados a través de casos importados.

En 2017, cuatro países notificaron casos confirmados de sarampión: Argentina, Canadá, Estados Unidos y Venezuela. En los primeros meses de 2018 son nueve los países que han notificado casos confirmados: Antigua y Barbuda (1 caso), Brasil (14 casos), Canadá (4 casos), Colombia (1 caso), Estados Unidos de América (13 casos), Guatemala (1 caso), México (4 casos), Perú (2 casos) y Venezuela (886 casos en total, 159 en 2018).

Ya la OPS/OMS ha venido alertando de esta situación desde mayo de 2017 y ante la situación de varios países europeos (que cuadruplicaron los casos y presentan casos mortales), recomienda:

Vacunar para mantener coberturas del 95%, con dos dosis de la vacuna triple viral, contra el sarampión, la rubeola y las paperas (se estima que la cobertura regional con la primera fluctúa entre el 92% y el 94%).

Reforzar  la vigilancia epidemiológica para detectar casos sospechosos.

Estar preparados para brindar una respuesta rápida ante la detección de casos importados de sarampión para evitar el restablecimiento de la transmisión endémica del virus, incluyendo la activación de equipos que den seguimiento a los casos y sus contactos.

Mantener una reserva de vacuna sarampión-rubéola (SR) para acciones de control de casos importados en cada país de la región.

El sarampión es una de las enfermedades más contagiosas y afecta en particular a los niños. Se transmite por aire o por contacto directo de secreciones procedentes de la nariz, boca y garganta de personas infectadas. Los síntomas consisten en fiebre alta, erupción generalizada en todo el cuerpo, congestión nasal, ojos enrojecidos. Puede causar complicaciones graves, tales como ceguera, encefalitis, diarrea intensa, infecciones del oído y neumonía, sobre todo en niños con problemas de nutrición y pacientes inmunodeprimidos.

En detalle:

- Los casos notificados en Antigua y Barbuda y en Guatemala corresponden a casos importados desde el Reino Unido y Alemania, respectivamente.

- En Brasil, hay un brote de sarampión con casos notificados en el estado de Roraima. En marzo se notificaron 50 casos sospechosos de sarampión (entre ellos un fallecido). Todos los casos confirmados (14) se reportaron en ciudadanos venezolanos, no vacunados, cuyas edades oscilan entre 9 meses y 18 años de edad.

- En Colombia, se notificó en marzo, un caso de sarampión en un bebé de 14 meses de edad, actualmente hospitalizado, de nacionalidad venezolana y procedente de la ciudad de Caracas, Venezuela. El niño ingresó al país ese mismo mes.

- En México, se confirmaron 4 casos de sarampión importados o asociados a importación. El primer caso corresponde a una mujer de 38 años de edad, de Tijuana, Baja California, y que fue contacto de un caso confirmado de sarampión identificado en un vuelo internacional. Otros tres casos de sarampión fueron confirmados en la Ciudad de México, relacionados entre sí y corresponden a una mujer de 39 años de edad, su hijo (de 1 año de edad) y la cuidadora del menor (de 48 años de edad). De los 4 casos confirmados, sólo uno de ellos estaba vacunado.

- En Perú, se confirmaron dos casos de sarampión en residentes peruanos que no han salido fuera del país. Uno corresponde a un varón de 46 años, residente del distrito de Callao. El segundo caso corresponde a un varón de 16 años que puede haber estado en contacto con el primero. No se han identificado casos importados y se estima que pudieran ser autóctonos.  El último caso autóctono reportado en Perú fue en el año 2000 en la región del Callao.

- En Venezuela, desde la confirmación del primer caso de sarampión en 2017 y hasta la semana 7 de 2018, se confirmaron 8861 casos de sarampión, incluidas dos defunciones. El 82% de los casos confirmados se registraron en el estado Bolívar. La diseminación del virus hacia otras áreas geográficas se explica, entre otros factores, por el elevado movimiento migratorio de la población, generado por la actividad económica formal e informal en torno a la actividad minera y comercial. La mayor tasa de incidencia de casos confirmados se observa en los menores de 5 años, seguido del grupo de 6 a 15 años.

- Los casos en Canadá y los Estados Unidos son importados o asociados a importación; el 88% de los casos confirmados son en no vacunados. El rango de edad de los 17 casos es entre 6 meses y 49 años.

 

En Europa:

Con relación a la situación epidemiológica de sarampión en la región europea, en 2017 se cuadruplicó con respecto al número de casos notificados en 2016. En efecto, la enfermedad afectó a 21.315 personas y causó 35 muertes en 2017, después de un mínimo histórico de 5.273 casos en 2016.

 El 72% de los casos se concentra en tres países: Italia, Rumania y Ucrania. Países de otros continentes (China, Etiopía, India, Indonesia, la República Democrática Popular Lao, Mongolia, Filipinas, Nigeria, Sri Lanka, Sudán, Tailandia, y Vietnam, entre otros) también notificaron brotes de sarampión entre 2016 y 2017.

 

Fuente: OPS – OMS – Documento completo (pdf)

Ver también:

Alerta: Sarampión en Europa

Sarampión en el mundo. Informe de la OMS

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn