Una muerte por sarampión en Estados Unidos

Una mujer se convirtió en la primera persona en morir a causa del sarampión en los últimos 12 años en los Estados Unidos, informaron la semana pasada las autoridades sanitarias del estado de Washington. La paciente no había experimentado los síntomas clásicos de la enfermedad, por lo que las autoridades solo la pudieron determinar con la autopsia, que arrojó una neumonía causada por el sarampión.

La mujer, con una inmunodeficiencia, se habría contagiado el sarampión en un brote registrado en el centro médico en el que estaba internada. En ese lugar, otro paciente dio positivo para sarampión, precisó el Departamento de Salud de Washington. Ya han transcurrido más de tres semanas desde que se registró el último caso activo de la enfermedad en el estado, lapso durante el cual una persona expuesta a la enfermedad puede desarrollarla, por lo que las autoridades descartan que se presenten más casos por el momento.

El sarampión es una enfermedad viral altamente contagiosa que se puede contraer cuando una persona infectada habla, tose o estornuda cerca de alguien. Los síntomas más comunes son erupción cutánea, dolor muscular, dolor de garganta, tos y fiebre, aunque en algunos casos pueden presentarse complicaciones como infecciones en el oído, diarrea o condiciones más serias como neumonía y encefalitis.

Las autoridades sanitarias destacaron la necesidad de vacunar a la mayor cantidad de personas para proveer un nivel de protección alto a quienes tienen un sistema inmunológico debilitado y no pueden recibir la vacuna.

De acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la última muerte a causa de sarampión en los Estados Unidos fue registrada en 2003.

En 2014 se reportaron 644 casos confirmados de sarampión, lo que representa la mayor cantidad de casos registrados desde el año 2000. California, que experimentó recientemente un fuerte brote que comenzó en uno de los parques de atracciones de Disney y afectó a 131 personas en varios estados, acaba de aprobar una estricta ley de vacunas.

Fuente: CDC

 

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn