Marcas

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

VACUNAS ANTISARAMPIONOSAS

 

 Nota importante:  Las marcas o nombres fantasía contenidas en esta página corresponden a la farmacopea de la República Argentina, país de origen de este sitio; por lo tanto constituyen sólo una referencia para el mismo. Estas marcas pueden modificarse o no, e incluso diferir en otros países. No deben tomarse en ningún caso como indicación o sugerencia sin una consulta o prescripción médica.

ESPECÍFICA

 ATTENUVAX

 LIRUGEN

ROUVAX

Combinada con a/rubeólica (Doble viral)

VARIAS MARCAS

Combinada con a/rubeólica y a/parotidítica

MMR II

TRIMOVAX

TRIVIRATEN

 OTRAS

Vacuna antisarampionosa

 

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

 

VACUNA ANTISARAMPIONOSA

 

ACTUALIZADO AL 5/3/18
RESUMEN HISTÓRICO
INDICACIONES
CONTRAINDICACIONES
EFECTOS COLATERALES
ESTRATEGIAS
CALENDARIO ARGENTINO

Es una vacuna a virus vivos atenuados. Se presenta sola o combinada con antirrubeólica y antiparotiditis (Triple viral). La presentación combinada sólo con antirrubeólica se denomina Doble viral.

Aplicada dentro de las 72 horas posteriores a la exposición, previene la enfermedad.

Los anticuerpos inducidos se elevan a los 5 o 6 días y son protectores durante mucho tiempo. Ciertos estudios los han detectado hasta después de 20 años. La efectividad de esta vacuna es del 95% y es máxima a partir de los 13 meses. Los anticuerpos maternos, pueden persistir en el bebé hasta poco más allá de los 6 meses de edad; por lo tanto en lugares con alta circulación del virus salvaje (o brotes), debe evaluarse la posibilidad de disminuir la edad de aplicación y repetir la dosis, luego de los 13 meses (recordar el esquema de vacunación previo a las modificaciones de 1985).

En la actualidad se está trabajando en una vacuna en aerosol.

Resumen Histórico

En 1963 se licenció en EE.UU. la primer vacuna, conteniendo la cepa Edmonston B. Ésta fue luego desestimada y reemplazada por otras 2 cepas: la Schwarz y la Moraten, consiguiéndose una mayor protección y menos efectos colaterales. A partir de 1964 y hasta 1969, la incidencia de la enfermedad en América descendió drásticamente. Luego, al establecerse el Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) en 1977, este descenso se fue marcando hasta la actualidad, dónde las coberturas de vacunación han alcanzado altos niveles, aunque aún se observan brotes epidémicos.


En 1993 (en EE.UU.), se registró el más bajo índice histórico de la enfermedad. A partir de allí comenzó a notarse el desplazamiento a mayores edades y la aparición de casos importados. De los casos notificados en las primeras 26 semanas de 1994, el 45% eran personas de grupos que por motivos religiosos o filosóficos, no aceptan la vacunación. Desde ese año en adelante  los casos fueron creciendo lentamente hasta que comenzaron a producirse brotes en algunos estados.

 

Indicaciones

Las mismas de la Triple viral. Se deben incluir los niños inmunocomprometidos o con enfermedades respiratorias o cardíacas graves, por el riesgo potencial de enfermedad. Aunque en el primer grupo el nivel de anticuerpos inducidos es menor, la respuesta es buena.

Los susceptibles de cualquier edad pueden vacunarse, especialmente el personal de salud, educación y fuerzas de seguridad. Los HIV+ tienen especial indicación, ya que los efectos del virus salvaje es más grave que cualquier reacción post-vacunal.

Contraindicaciones

Ver Triple viral.

Efectos Colaterales

Son poco importantes. Puede presentarse un rash morbiliforme leve entre el 5° y 12° día. El 5 a 15% de los vacunados presenta fiebre alta después del 5° día, con 2 o 3 de duración (en algunos niños pueden producirse convulsiones por hipertermia, nunca con trastornos posteriores; por lo que debe asumirse el riesgo y vacunar tomando los recaudos correspondientes). En un 1% pueden aparecer los tres catarros característicos de la enfermedad, pero muy atenuados.

De las vacunas a virus vivos, es la que provoca más episodios de hipertermia post-vacunación. Excepcionalmente puede provocar púrpura trombocitopénica (33 casos cada millón de dosis).

Estrategias de Vacunación

La mejor prevención de un brote de sarampión es una buena cobertura de vacunación. En los países con coberturas altas, la vacunación debe establecerse al año de edad y sólo disminuir ésta edad en caso de riesgo cierto de brote (cuanto mayor sea la cobertura de vacunación a esta edad menor riesgo que los susceptibles de mayor edad sean afectados). Controlando y bloqueando a éstos, la erradicación del sarampión es posible aunque se necesita una cobertura de vacunación sostenida del 95 al 98%. (recordar: ataca sólo al hombre; no hay portadores y se transmite de persona a persona; deja inmunidad permanente; la vacuna es efectiva).

En junio de 1996, en una reunión consultiva de la OPS, los CDC y la OMS, en Atlanta; funcionarios de salud pública de todo el mundo analizaron los resultados de las estrategias y campañas realizadas y debatieron la posibilidad de erradicación del Sarampión entre el 2005 y el 2010, como complemento de los esfuerzos y éxito de la erradicación de la polio.

El Programa de Eliminación del Sarampión se basa en la vacunación oportuna de la población susceptible. Para ello se siguen las siguientes pautas:

1) Coberturas sostenidas por encima del 95%.
2) Vacunación del 100% de los niños comprendidos entre 1 y 6 años.
3) Campañas masivas "de seguimiento" relacionadas con la acumulación de susceptibles.
4) Acciones de bloqueo ante brotes.

Calendario Nacional de Vacunación (Argentina)

En este momento, la vacuna antisarampionosa prácticamente no existe en forma aislada. Actualmente, se aplica (como Triple viral), al año de edad y al Ingreso escolar. Como Doble viral, a los 11 años a quienes no tengan dos dosis aplicadas y en el post-parto o post-aborto inmediato, a las mujeres en la misma condición (en este caso, la estrategia apunta básicamente a la prevención del síndrome de Rubeola Congénita). 

 

Para más datos ver vacuna Triple viral


CALENDARIO ARGENTINO DE VACUNACIÓN

Sarampión

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

SARAMPIÓN

 

ACTUALIZADO AL 30/3/18
AGENTE ETIOLÓGICO
EPIDEMIOLOGÍA
CLÍNICA
COMPLICACIONES
SITUACIÓN ACTUAL
SITUACIÓN EN ARGENTINA
ESTRATEGIAS

El Sarampión es una enfermedad exantemática aguda, universal, altamente contagiosa y producida por un sólo tipo de paramixovirus

Exantema sarampionoso Gentileza CDC

 

Hay referencias del sarampión ya en la 7a. centuria, en que se lo consideraba más temible que la viruela. En 1846, se describía su incubación e inmunidad prolongada. Enders y Peebles consiguieron aislar el virus en 1954.

A pesar de que algunos primates pueden desarrollarlo, el hombre es el único reservorio. Deja inmunidad permanente. No hay portadores salvo al final de la incubación y en el período de estado. Las complicaciones de esta patología suelen ser graves y hasta mortales (neumonía, encefalitis, hemorragias, enteritis, deshidratación, etc.).

 

 

Agente Etiólogico

Un Morbillivirus, de la familia Paramyxoviridae.

Epidemiología

Antes de la vacunación era una enfermedad pandémica, con una incidencia del 90% en menores de 20 años y graves epidemias en lactantes y niños menores: provocaba alrededor de 135 millones de casos por año, y la muerte de 7 a 8 millones de niños. Prácticamente todas las personas lo padecían. Entre 2000 y 2006, se consiguió reducir la mortalidad mundial por sarampión en un 68%; y se pasó de una cifra estimada en 757.000 defunciones, a 242.000. Hoy en algunos países ya constituye una rareza; aunque todavía, en todo el mundo, se producen 30 millones de casos y 800 mil muertes por año y se constituye en la cuarta causa de muerte en niños.

En la Región de las Américas, luego de la implementación en la década del '80 del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), es hoy una enfermedad inmunoprevenible en etapa de control, gracias a las altas coberturas alcanzadas en los últimos años. Esta estrategia de vacunación, orientada a los niños menores de 5 años, provoca que las personas no vacunadas o que no padecieron la enfermedad, se mantengan susceptibles hasta edades más avanzadas, trasladando entonces estos riesgos a adolescentes y/o adultos.

Clínica

Se transmite de persona a persona por las gotitas de Pflügge o secreciones catarrales del infectado, pero se ha comprobado transmisión aérea en lugares cerrados.

Es una de las enfermedades más contagiosas: los susceptibles que entran en contacto con el enfermo contraen la enfermedad.

Enantema sarampionoso Gentileza CDC La mediana de incubación es de 10 días. El período preexantemático dura 3 días, con fiebre, conjuntivitis, resfrío, catarro bronquial (los conocidos 3 catarros) y enantema (manchas de Köplick). El período exantemático dura alrededor de 5 días. La fiebre que aumenta con el brote comienza a disminuir progresivamente. La enfermedad dura alrededor de 10 días si no hay complicaciones. La diseminación se produce un día antes del período preexantemático y se prolonga hasta 4 días después del comienzo del exantema, con un máximo de contagio en el primer y último día del brote.

 

 

Complicaciones

Las complicaciones más comunes son neumonitis, encefalitis y la forma hemorrágica; siendo los más afectados los lactantes y niños pequeños.

Es más peligroso en desnutridos u otros inmunocomprometidos, ya que produce una disminución de las defensas orgánicas. En desnutridos graves puede desencadenar una enfermedad llamada Kwashiorkor, exacerbando el déficit de vitamina A, lo que culmina finalmente en ceguera; por lo tanto deben considerarse grupo de riesgo (en países con altos índices de desnutrición, las campañas de vacunación suelen acompañarse de la administración de vitamina A).

El 50% de enfermos de panencefalitis subaguda esclerosante, padecieron sarampión antes de cumplir 2 años; por lo tanto se la considera una complicación tardía.

Durante el embarazo aumenta las posibilidades de aborto espontáneo o de malformaciones.

Situación Actual

A nivel mundial, la cantidad de casos y muertes había disminuido para 1998, el 63% y 83% respectivamente, con respecto a las épocas anteriores a la vacuna.

Entre 1990 y 1998, la cobertura mundial se mantuvo entre el 70% y 80%; aunque en ese último año, 15 países notificaron una cobertura vacunal menor al 50%: diez de ellos correspondían a África, uno a América, dos al Mediterráneo oriental y uno a Asia sudoriental.

La OPS, refirió el gran avance alcanzado en la región de las Américas: de 250.000 casos en 1990, se disminuyó a 542 en 2001.

Pero, el descuido de la vacunación, en gran parte motivado por la gran campaña antivacunas a partir de falsos estudios, se ha llegado a la actualidad a la presencia de importantes brotes en Europa y Norteamérica.

En casi todo el año 2011, Europa notificó 28.887 casos de sarampión. Hubo 8 muertes y 26 casos de encefalitis aguda relacionadas con la enfermedad. La mayor incidencia se dió entre los menores de un año (39 casos por cada 100.000 habitantes). El 97% de los casos fueron autóctonos. El 82% no estaban vacunados.

El Congo fue durante 2011, el país más afectado, con 125.000 casos sospechados y unas 1500 muertes. Auckland y algunas islas de Nueva Zelanda también denunciaron casos.

Debe recordarse que la región de las Américas fue declarada libre de rubeola y del síndrome de rubeola congénita en 2015, y del sarampión en 2016, en lo que se constituyó en otro de los éxitos de la vacunación en la región (el primero fue la erradicación de la viruela). Sin embargo, el virus del sarampión no solo sigue en circulación en el resto del mundo, sino que Europa y Estados Unidos están sufriendo rebrotes de la enfermedad por la caída de la vacunación, por el crecimiento de los grupos anti-vacunas. Esta situación pone en riesgo los esfuerzos logrados a través de casos importados.

A partir de 2017, los casos fueron en aumento y la migración de personas no vacunadas hizo que se registraran más casos en distintos países. En 2017, cuatro países notificaron casos confirmados de sarampión: Argentina, Canadá, Estados Unidos y Venezuela. En los primeros meses de 2018 son nueve los países que han notificado casos confirmados: Antigua y Barbuda (1 caso), Brasil (14 casos), Canadá (4 casos), Colombia (1 caso), Estados Unidos de América (13 casos), Guatemala (1 caso), México (4 casos), Perú (2 casos) y Venezuela (886 casos en total, 159 en 2018).

En Europa, la situación es similar: El pasado año la organización registró 35 muertes y 21.315 casos de esa enfermedad, un 400% más que el año anterior, cuando se contabilizó un mínimo histórico con 5.273 casos.  El país más castigado es Rumaniadonde se contabilizaron 5.562 casos. Después se ubican Italia, con 5.006 casos y Ucrania, con 4.767. La OMS lamenta que estos países han sufrido una disminución de la cobertura vacunal.

Situación en Argentina

El virus salvaje circuló libremente hasta 1972, en brotes cada 3 a 4 años, afectando unas 70.000 personas por año. A partir de allí, la introducción de la vacuna antisarampionosa redujo ampliamente el número de casos, que registraron entre 15 a 20.000 casos anuales en años subsiguientes

Durante 1993 se desarrolló una Campaña Nacional de Vacunación Antisarampionosa hasta los 15 años de edad, que dejó como saldo una cobertura superior al 97%, demostrando la efectividad de estas campañas masivas cuando persiguen un objetivo debidamente identificado. Actualmente, y dentro del Programa de Control del Sarampión, se efectúa vigilancia intensificada de enfermedades febriles exantemáticas (EFE), con miras a la erradicación. Además se programan estrategias periódicas como campañas nacionales o regionales y si la situación epidemiológica lo requiere, la vacunación de lactantes entre los 6 y 11 meses de edad.

La estrategia de inmunización, orientada en particular a los niños menores de 5 años, ha provocado que los adolescentes y adultos jóvenes no vacunados o que no padecieron la enfermedad, se mantengan susceptibles hasta edades más avanzadas.

Hasta la semana epidemiológica 48ª de 2009, se habían registrado 4 casos en todo el país, considerándose que la enfermedad se encontraba bajo control. En agosto de 2010 se confirmaron casos importados de Sudáfrica, luego de la Copa Mundial de fútbol. Los dos originales contagiaron a familiares, comenzando así el brote autóctono que, hasta el 30 de septiembre eran 16 casos, todos de la Provincia de Buenos Aires. Para Diciembre, el Ministerio de Salud estimaba controlado el brote.

En 2011, se han confirmado 3 casos importados; el último correspondió a una adulta que retornó de un viaje a Europa.

En 2014 se estableció un alerta, también por el mundial de fútbol, esta vez en Brasil, dónde la enfermedad aún  existe.

En 2018 se notifican casos importados y en marzo aparece el primer caso autóctono, en una bebé de 8 meses (aún sin vacunar por la edad), que concurre a guardería y a una comunidad religiosa.

Estrategias de Vacunación

El Grupo Técnico Asesor (GTA) de la OPS, aconseja a los países americanos (especialmente a aquéllos que presentan aún problemas con el sarampión) la siguiente estrategia para alcanzar o mantener las coberturas de vacunación en niveles de control de la enfermedad:

1) Luego de haber realizado campañas de vacunación masivas para la población entre 1 y 14 años, deben seguirse otros componentes para alcanzar, mantener y monitorear la interrupción de la transmisión endémica:

a) inmunización rutinaria de niños de 1 año de edad (mantenimiento).
b) campañas dirigidas al grupo entre 1 y 4 años; al menos cada 4 años independientemente de su historia vacunal (seguimiento).

2) Se debe alcanzar un nivel de cobertura del 95% o más en todos los municipios. Esta cobertura debe ser validada periódicamente con un control casa por casa o compararla con las dosis de triple o BCG. En zonas de alta densidad de población, esta actividad no debe soslayarse. De no alcanzarse esa cobertura, la vacunación de barrido, casa por casa, debe ser realizada prontamente.

3) Asegurar mediante control, monitoreo y obligatoriedad la vacunación de los niños en su ingreso a preescolar y escolar.

4) Debe tenderse a la aplicación de vacuna antisarampionosa en conjunto con antirrubeólica y antiparotidítica (triple viral - SRP)

NOTA: Debe tenerse en cuenta la situación mundial de esta reaparición del sarampión y actuar en consecuencia: sensibilizar la vigilancia y hacer la rápida y oportuna denuncia de los casos sospechosos de EFE. Para ello, remitirse al Ministerio de Salud: http://www.msal.gov.ar/index.php/ayuda/51-programa-nacional-de-inmunizaciones

Ver:

Confirmado: un caso de sarampión autóctono en Argentina

Alerta por rebrote de sarampión en América

El brote de sarampión crece en Europa

Sarampión en el mundo. Informe de la OMS