Rabia

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

RABIA

 

ACTUALIZADO AL 13/8/14
AGENTE ETIOLÓGICO
EPIDEMIOLOGÍA
CLÍNICA
SITUACIÓN EN AMÉRICA
SITUACIÓN EN EL MUNDO

 

Es una zoonosis transmitida al hombre por el inóculo de virus rábico, contenido en la saliva de un animal infectado, habitualmente por mordedura o excepcionalmente por rasguño o lamido de mucosas o heridas. Se caracteriza por una irritación del Sistema Nervioso Central, seguida de parálisis y eventualmente la muerte.

 

Agente Etiólogico

 El virus de la rabia, un microorganismo neurotrópico hallado en la saliva de los animales infectados. Pertenece al género Lyssavirus y familia Rhabdoviridae.

 

Epidemiología

El mayor riesgo de contraer rabia se concentra en África, Asia y Latinoamérica, ya sea por animales salvajes (zorros, gatos, mangostas, murciélagos, monos, chacales, lobos, hurones, etc.), o con mayor frecuencia por perros vagabundos. Se estima que la rabia provoca más de 40 mil muertes por año en todo el mundo.

El continente asiático es quien tiene la mayor cantidad de casos de rabia en humanos: representa más del 95% de todos los casos mundiales con 35.000 muertes por año. Para 1983, la OMS informaba que la rabia ocasionaba 50 mil muertes anuales en países donde la enfermedad es endémica, particularmente Asia y el subcontinente indio.

La migración y el turismo provocan situaciones paradójicas: por ejemplo, el último caso de rabia humana en Francia se informó en 1924; sin embargo, entre 1970 y 1996, se registraron 17 casos de rabia importados desde el sub-Sahara africano, África del Norte, Madagascar y México.

Afecta a todas las edades, aunque se observa con mayor frecuencia en menores de 15 años.

Clínica

El período de incubación de la enfermedad es prolongado y se extiende entre 3 y 8 semanas (en algunos casos hasta más de siete años). La media es de 45 días en el hombre y 10 días a 2 meses en los perros.

El virus es neurotrópico (tiene predilección por los tejidos nerviosos) y el cuadro clínico es técnicamente, una encefalomielitis aguda. Los síntomas son hiperexcitabilidad, fiebre con delirio, convulsiones y/o espasmos musculares generalizados e involuntarios que evolucionan hacia la parálisis de los mismos. Cuando comprometen finalmente los respiratorios y cardíacos, sobreviene la muerte. Este período dura entre 5 a 7 días.

Las heridas por mordeduras en la cara, cabeza, cuello o manos deben tomarse con mucho cuidado, ya que evolucionan más rápido.

 

Situación en América

La rabia en los EE.UU. es una enfermedad no habitual. Durante los últimos 100 años, la situación ha cambiado drásticamente: el número de muertes en seres humanos relacionadas con la rabia se ha reducido a uno o dos casos por año en la décad de los '90, en comparación con más de 100 casos anuales a comienzos del siglo XX. Entre 1980 y 1997, sólo se registraron dos casos de rabia humana.

La profilaxis actual ha demostrado una eficacia en casi el 100%: alrededor de 16.000 y 39.000 personas reciben profilaxis post-exposición. En la actualidad, más del 90% de todos los casos que se notifican anualmente a los CDC corresponden a animales salvajes: los principales animales portadores de la rabia son los animales carnívoros salvajes y los murciélagos; antes de 1960, la mayoría de los casos ocurrían en animales domésticos.

En todas las Américas, los casos de rabia transmitida por perros bajaron en un 95% desde 1980, a partir del Programa de Eliminación de la Rabia Humana Transmitida por el Perro en los países de América Latina y el Caribe, coordinado por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), que incluye la vacunación masiva de perros y la tenencia responsable de animales, la aplicación oportuna de profilaxis pre y post-exposición, la vigilancia epidemiológica y diagnóstico de laboratorio, además de la educación sanitaria de la comunidad. Entre 45 y 50 millones de perros son vacunados anualmente en la región de las Américas.

Cada año se registran entre 5 y 15 casos de rabia humana transmitida por perros y unos 17 casos causados por murciélagos. Desde enero hasta septiembre de 2012, en América Latina y el Caribe se registraron sólo 6 casos de rabia humana transmitida por perros en cuatro países de la región: Bolivia (1), Brasil (2), Haití (2) y República Dominicana (1), mientras que en 2006 se detectaron 30 casos en 9 países.

Situación en el mundo

Unas 55.000 personas mueren en el mundo a causa de esta patología cada año, principalmente en Asia y África.

A pesar de que las evidencias muestran que el control de la rabia canina mediante programas de vacunación y la eliminación de los perros callejeros pueden reducir la incidencia de rabia en los seres humanos, la exposición a perros rabiosos es todavía la causa de más del 90% de las exposiciones al virus rábico y más del 99% de las muertes por esta enfermedad en personas todo el mundo. A pesar de que las vacunas para prevenir la rabia en los seres humanos han estado disponibles durante más de 100 años, la mayoría de las muertes ocurre en países con insuficientes recursos de salud pública y acceso limitado tratamientos preventivos. Además, en estos países existen pocos centros de diagnóstico y no hay sistemas de vigilancia de la rabia.

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn