A partir de 2016, la vacuna Sabin (VPO) será bivalente

La poliomielitis paralítica está focalizada en algunas áreas de África y del sudoeste asiático (Pakistán y Afganistán), donde circulan el poliovirus 1 salvaje (PV1), que provocó 359 casos en 2014 y 23 casos en el primer trimestre de 2015), y en menor medida un poliovirus derivado de cepas vacunales, relacionado genéticamente con el PV2, con 54 casos en 2014 y ningún caso en el primer trimestre de 2015.

Con estos datos y teniendo en cuenta que el último caso de polio causada por un virus PV2 fue notificado en la India, en 1999, la OMS decidió en octubre de 2014, suspender el uso del PV2 en las vacunas orales (VPO), pasando de una vacuna oral trivalente (VPOT) a otra bivalente (VPOB, con PV1 y PV3), con el objetivo de eliminar y erradicar la circulación del PV2.

Para lograr este objetivo, se deberán cumplir determinadas condiciones:

  1. La disponibilidad de la vacuna oral bivalente en todo el mundo, para lo que se insta a los fabricantes de vacunas a asegurar la producción
  2. Al mismo tiempo, debe introducirse una dosis de vacuna inactivada (VPI)
  3. Estos movimientos deben llevarse a cabo simultáneamente en los 156 países que actualmente usan la VPO.

Abril de 2016, es la fecha fijada para que todos esos países hayan completado los cambios.

La OMS entiende que la obtención de este objetivo marcará un nuevo hito histórico en la lucha contra la polio, en pos de su erradicación en el mundo. Una vez eliminada la circulación del PV2, los siguientes pasos deberán ocuparse del PV3 (último caso detectado en 2012) y el PV1 (actualmente en ciertas áreas áreas de Pakistán).

La OMS advierte de que este nuevo gran paso en la erradicación de la polio será posible, como siempre, con el concurso de expertos, gobiernos, líderes sociales y religiosos, entidades privadas y, sobre todo, de los miles de efectores sanitarios que trabajan en el terreno con mayor riesgo de transmisión de polio. A ello, debe sumarse y mantener el esfuerzo actual de mantener elevadas las coberturas vacunales y sistemas de vigilancia sensibles y efectivos.

Fuente: OMS - CDC

 

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn