Cepa de polio resistente a las vacunas

La Iniciativa Mundial de Erradicación de la Poliomielitis, gracias a sus campañas de vacunación sistemática, ha reducido en más del 99% los casos de polio en los últimos 30 años, pasando de 350.000 casos en 1988, a 650 casos declarados en 2011. Sin embargo, en la actualidad se siguen registrando epidemias significativas, como las acaecidas en la República del Congo en 2010, en Tayikistán en 2010 y en China en 2011. El brote de 2010 en la República del Congo difiere del resto por su tasa de mortalidad, excepcionalmente elevada, calculada en un 47%: de los 445 casos confirmados, fallecieron 210. Los científicos, en un primer momento, atribuyeron la gravedad de la epidemia a la falta de vacunaciones.

La causa, sin embargo, es muy diferente. Un equipo internacional formado, entre otros, por investigadores del IRD, acaba de identificar y secuenciar el ADN del virus responsable. Este presenta dos mutaciones de proteínas que componen el «manto» del virus. Al parecer, esta evolución complica el trabajo a los anticuerpos que produce el sistema inmunológico del paciente vacunado, que dejan de identificar la cepa vírica.

Los científicos decidieron analizar la resistencia de esta variante de poliovirus en muestras sanguíneas de más de 60 personas vacunadas: voluntarios del país vecino, Gabón, donde está establecida una parte del equipo de investigación, y también estudiantes de medicina alemanes. Así descubrieron que sus anticuerpos eran menos efectivos contra la cepa del Congo que frente a otras cepas de poliovirus. Los investigadores calculan que, durante la epidemia de 2010, entre el 15% y el 30% de estas personas no habría estado protegido.

Mayor vigilancia

Ahora que la campaña mundial de erradicación de la poliomielitis entra en su fase final, los científicos temen que surjan otras variantes del virus entre las poblaciones ya inmunizadas gracias a la vacuna. Estas cepas circulan en el medio natural y, aunque no son muy frecuentes, pueden originar epidemias mortales, como sucedió en 2010 en la República del Congo, cuando alcanzan zonas donde las cepas más comunes ya han sido erradicadas, pero donde las vacunaciones son insuficientes. Los investigadores solicitan una mayor vigilancia clínica y ambiental para erradicar por completo esta epidemia.


Fuente: ABC Salud

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn