Se incorpora otra vacuna contra el VPH en la Argentina

A partir de enero del corriente año se introdujo al Calendario nacional gratuito, la vacuna antipapilomavirus cuadrivalente, iniciando así la transición de vacunas bivalente (genotipos 16 y 18) a cuadrivalente (genotipos 6, 11, 16 y 18). Así lo anuncia el Ministerio de Salud a través del Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles (ProNaCei), en trabajo conjunto con el Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn).

"La distribución de los diferentes tipos virales varía según el área geográfica, pero el tipo viral oncogénico predominante en todo el mundo es el 16. Los genotipos 16 y 18 causan mundialmente aproximadamente el 70% de los cánceres cervicales y más de la mitad de las neoplasias. En la Argentina más del 75%. El 91% de la mortalidad por cánceres asociados con la infección por VPH es atribuible a lesiones de origen cervical", rezan los lineamientos técnicos editados por el Ministerio. 

Sigue afirmando que "La vacuna contra el virus papiloma humano (VPH) es una importante oportunidad para reducir de forma significativa la carga de esta enfermedad en todo el mundo. Además, un enfoque integral que complemente el uso de esta vacuna (prevención primaria) con el tamizaje para la detección temprana (Papanicolaou) y tratamiento oportuno de lesiones (prevención secundaria), permitirá reducir significativamente la incidencia del
cáncer cérvico-uterino (CCU) en la Argentina en las próximas décadas. Las dos vacunas contra el VPH disponibles han sido licenciadas en más de 100 países e incorporadas en los programas nacionales de inmunización de varios de ellos".

Al examinar las tasas de mortalidad por cáncer uterino en nuestro país, observamos las diferencias por provincias: en Misiones se dieron 16,3 casos cada 100.000 mujeres, mientras que en Tierra del Fuego, 3,5 casos. La media del país arroja 7,3 casos.

Haciendo un resumen: La vacuna contra el VPH (bivalente) fue incorporada al calendario desde el año 2011, para las niñas que cumplen 11 años a partir de las nacidas en el año 2000, como prevención temprana al inicio promedio de actividad sexual, teniendo en cuenta que la enfermedad es una ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual).

Nota: Se hace especial énfasis en el cumplimiento del esquema de 3 dosis, ya que como sucede históricamente (especialmente en vacunas inyectables), la cobertura de vacunación desciende en la 2a y 3a dosis. El objetivo de éxito es el 95%. Si esto se cumpliera, una simple ecuación nos dice que en el año 2020, el 95% de las mujeres de 20 años estarían protegidas contra la mayoría de los cánceres de cuello uterino.

Fuente: Ministerio de Salud - República Argentina

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn