Marcas

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

VACUNAS ANTIPAPILOMAVIRUS

 

 Nota importante:  Las marcas o nombres fantasía contenidas en esta página corresponden a la farmacopea de la República Argentina, país de origen de este sitio; por lo tanto constituyen sólo una referencia para el mismo. Estas marcas pueden modificarse o no, e incluso diferir en otros países. No deben tomarse en ningún caso como indicación o sugerencia sin una consulta o prescripción médica.

Bivalente

 CERVARIX

Cuadrivalente

 GARDASIL

 

Vacuna contra el virus del papiloma humano

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

VACUNA CONTRA PAPILOMAVIRUS

 

ACTUALIZADO AL 20/12/16
TIPOS DE VACUNAS
INDICACIONES
CONTRAINDICACIONES
REACCIONES ADVERSAS
CALENDARIO ARGENTINO

Existen dos vacunas recombinantes:

 Bivalente: protege contra los virus del papiloma humano (VPH), tipos 16 y 18 (con protección adicional contra infecciones por los tipos oncogénicos 31, 33 y 45).

Cuadrivalente: protege contra los tipos 6, 11, 16 y 18.

Tipos de Vacunas

Están preparadas a partir de partículas similares al virus, altamente purificadas de proteínas L1 de la cápside mayor (VLP, por su denominación en inglés ‘virus like particles’). No contienen ADN viral, por lo tanto no son infectantes pero sí generan una potente inmunidad.

Datos de los tipos presentes en las vacunas:

HPV 16 y 18: Son responsables del 70% de los casos de displasia cervical de alto grado (CIN 2/3) y adenocarcinoma in situ (AIS). Además causan el 70% de displasia vulvar de alto grado (VIN 2/3) en mujeres premenopáusicas como así también de las lesiones vaginales escamosas de alto grado (VaIN 2/3). 

HPV 16, 18, 31 y 45: Son responsables de más del 80% de los casos de cáncer de cuello de útero. 

HPV 6 y 11: Son responsables del 90% de los casos de verrugas genitales. No son asociados a cáncer. 

HPV 6, 11, 16 y 18: Son responsables del 35-50% de la displasia cervical de bajo grado (CIN 1).
Indicaciones

Prevención de la displasia de cuello uterino de alto grado (CIN 2/3), carcinoma cervical, lesiones displásicas vulvares de alto grado (VIN 2/3) y verrugas genitales externas (condiloma acuminado), provocadas por las cepas de VPH contenidas en las vacunas.

Tienen eficacia e inmunogenicidad demostrada en niñas y mujeres entre 9 y 46 años de edad (difieren en su esquema). Se está evaluando su eficacia en hombres, así como en afectados por HIV o inmunosuprimidos, pero por el mayor riesgo de infección que tienen, hay sectores que aconsejan la vacunación sin testeo inmunológico. No se aconseja administrar a embarazadas, aunque no hubo efectos adversos en aquellas vacunadas que no sabían de su estado previamente. No se ha demostrado que sean terapéuticas en caso de personas infectadas previamente.

Puede aplicarse junto con otras vacunas, sin tiempo de espera específico.

Ambas se aplican en el músculo deltoides en forma intramuscular. No deben ser inyectadas en las formas intravascular o intradérmica bajo ninguna circunstancia. No hay experiencia en la forma subcutánea.

Esquema de vacunación:


 Bivalente: 

Indicada en niñas y en mujeres de entre 10 y 45.

Cuadrivalente:

Indicada en niñas y en mujeres de entre 9 y 45 años.

 Nota 1: Ya se han autorizado en varios países, incluid la Argentina, esquemas de 2 dosis en ambas vacunas.

 Nota 2: No son intercambiables. 

Nota 3: Lo ideal sería aplicarlas antes del comienzo de la actividad sexual.

Ver: Normas Nacionales de Vacunación

Contraindicaciones

Personas con hipersensibilidad conocida a los componentes de la vacuna.

Hipersensibilidad demostrada luego de la primera dosis.

Pacientes en curso de una enfermedad febril. No son contraindicación las infecciones respiratorias leves.

No existe aún experiencia con la administración en inmunosuprimidos o HIV.

Debe administrarse con cuidado en trombocitopénicos.

No debe administrarse en embarazo.

Nota: El control de Papanicolaou y/o colposcopía debe continuar haciéndose en forma rutinaria, ya que ninguna de estas vacunas proporciona protección completa contra la infección persistente de otros tipos de VPH, algunos de los cuales pueden causar cáncer cervical.

Reacciones Adversas

Es una vacuna bien tolerada y las manifestaciones accesorias son leves (1%). Fiebre, dolor y eritema, hemorragia y prurito en el lugar de aplicación.

Como toda vacuna, existen efectos adversos no deseados, pero el porcentaje de aparición permite afirmar que es una vacuna segura.

Calendario Nacional de Vacunación (Argentina)

A partir del 1º de octubre de 2011, se aplica a todas las niñas que cumplen 11 años (nacidas a partir del 1º/1/2000). La vacuna incorporada en una primera etapa, fue la bivalente (cepas de VPH 16 y 18). Desde enero de 2014, se aplica la cuadrivalente (cepas VPH 6, 11, 16 y 18).

Desde 2017, se vacuna también a los varones. De esta manera se completa la estrategia epidémiológica.

Dosis: Inicialmente esta vacuna se aplicó en 3 dosis, pero la experiencia a nivel mundial demostró que dos dosis son suficientes, razón por la cual a partir de marzo de 2015, se aplica en 2 dosis, con un esquema de 0-6 meses. Además se incluyen mujeres entre 16 y 45 años infectadas con VIH y trasplantadas, incluyendo a convivientes del mismo grupo etario, pero se deben hacer 3 dosis, en esquema 0-2 y 6 meses.

Nota: En caso de completar esquemas, de desconocerse que vacuna fue aplicada anteriormente o la correspondiente no estuviera disponible, podrá aplicarse cualquiera de ellas para completar el esquema. El objetivo de esta recomendación es disminuir las oportunidades perdidas y priorizar la protección contra los genotipos 16 y 18.

 

Ver: Normas Nacionales de Vacunación

 

 CALENDARIO ARGENTINO DE VACUNACIÓN 

Papilomavirus

ENFERMEDAD
VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

VIRUS DEL PAPILOMAVIRUS HUMANO (VPH)

 

 

ACTUALIZADO AL 28/12/16
AGENTE ETIOLÓGICO
EPIDEMIOLOGÍA/CLÍNICA
SITUACIÓN MUNDIAL

El Virus del Papiloma Humano (VPH) es una de las causas más comunes de enfermedad de transmisión sexual (ETS) tanto en hombres como en mujeres. Algunos tipos de VPH causan verrugas comunes en cara (planas), manos (vulgares) y pies; pero los VPH genitales son de transmisión sexual, pudiendo afectar el área genital y anal del hombre y la mujer. En ésta especialmente, puede provocar cáncer de cuello uterino (CCU).

Es la segunda causa de cáncer en la población femenina global y la primera en los países en desarrollo.

Agente Etiólogico

El papillomavirus pertenece a la familia Papillomaviridae. Existen más de 100 genotipos conocidos, muchas de ellos inofensivos, aunque unas 30 de ellos son la causa más frecuente de enfermedades de transmisión sexual.

Es un virus pequeño, con un genoma de ADN de doble cadena, de unos 8.000 pares de bases de longitud, que contiene una región regulatoria de las proteínas virales y una región codificante, que codifica ocho proteínas. No están envueltos por capa lipídica.

Tienen diferentes tropismos, dirigido a una zona de piel determinada: según esa preferencia infectan mucosa bucal, mucosa laríngea, genitales externos, mucosa vaginal, planta del pie, espacios interdigitales. En todos los casos, se estima que los virus llegan a las células (queratinocitos, entre la dermis y epidermis) a través de pequeñas lesiones, tales como las que se pueden producir durante un encuentro sexual.

Las proteínas virales desestabilizan a la célula infectada y promueven su replicación. Se generan así copias del genoma viral, mientras la célula se desorganiza. El autoensamble con una cápside lo transforma en un virión maduro. Los nuevos virus son liberados al exterior junto con los restos de los queratinocitos que continuamente descaman en la superficie de la piel.

Epidemiología / Clínica

El VPH se contagia a través del contacto directo. Un indicador de la infección son las verrugas visibles en el área genital (condilomas), que varían en apariencia en el varón y la mujer. El hecho de que muchos casos no presentan sintomatología y su fácil transmisión, hacen a la enfermedad muy común.

Algunos tipos de VPH (VPH 1) generan verrugas comunes (manos y plantas) y sí presentan síntomas. Otros (VPH 16, 18 y 31) pueden causar cáncer cuello de útero, anal o pene (este último poco común). Las variedades 30 y 40 causan carcinoma laríngeo.

El VPH se encuentra tan difundido que sólo las personas que no han tenido relaciones sexuales, no han estado expuestas a él (el pico de incidencia está entre los 16 y 20 años). En casi todos los casos la infección es subclínica y de corta duración. Los preservativos no previenen por completo de la transmisión del VPH porque pueden contagiarse durante los juegos sexuales; aunque el riesgo es menor. Los productos que se utilizan durante la menstruación también pueden transportar al virus. La inserción de tampones puede trasladar al virus desde los labios vulvares hacia la vagina. Las toallas femeninas pueden retener y transmitir al virus, y la humedad y la abrasión facilitan cualquier vía de transmisión. El coito anal es una forma de transmisión frecuente porque la mucosa anal es frágil y muy susceptible a la infección por VPH.

El contagio se produce al entrar en contacto con una piel infectada; instrumentos médicos inadecuadamente esterilizados; juguetes sexuales; transmisión madre-hijo durante el parto; intercambio de ropa interior húmeda o paños mojados con una persona que tenga el virus; contacto directo de la piel con verrugas.

La mayoría de las infecciones por VPH no llegan a provocar CCU o puede tomar años o décadas antes de generar una displasia. La prueba de Papanicolaou las detecta. Existen factores de riesgo como alto consumo de alcohol y múltiples compañeros sexuales. Las mujeres que tienen células cervicales anormales deben someterse a una colposcopía para detectar las lesiones precancerosas y cancerosas, para iniciar tratamiento inmediato. Éste suele dar buen resultado pero, como sucede con una gran mayoría de virus, aunque las verrugas desaparezcan, la persona continúa teniendo la infección del VPH, y por lo tanto existe el riesgo de una recurrencia o de trasmisión del mismo. La prevención se puede realizar con vacunas en edades tempranas.

Situación Mundial

A nivel mundial el VPH provoca cáncer cervical invasor a 500 mil mujeres y 230 mil muertes en los países en desarrollo. Es la segunda causa de muerte en la población femenina global. Causa 10 millones de displasias de cuello de alto grado y 30 millones de bajo grado. Otros 300 millones lo padecen pero sin manifestaciones citológicas. En Estados Unidos unos 20 millones de personas están actualmente infectadas por el VPH. Se estima que al menos el 50 % de las mujeres y hombres sexualmente activos contraerán la infección genital en algún momento de sus vidas; el 80 % de las mujeres la habrán contraído al llegar a los 50 años de edad; cerca de 6.2 millones de estadounidenses contraen una nueva infección genital del VPH cada año.

Nota: En Latinoamérica se presentan más de 77.000 casos de cáncer cervical anualmente (17% de todos los cánceres); 30.500 muertes anuales (14% de todas los fallecimientos por cáncer). Es la principal causa de mortalidad por cáncer en mujeres (OPS).

La mortalidad por esta causa en América Latina y el Caribe es aproximadamente 4 a 5 veces mayor que la de América del Norte. El cáncer cervicouterino se asocia estrechamente a la pobreza, al hecho de vivir en el medio rural y al bajo nivel educacional alcanzado; y la mayor carga se observa en las mujeres adultas de edad mediana.

En la Argentina, se cuentan 4000 casos nuevos de CCU por año, con unas 1800 muertes.

 

Fuente: Guía Práctica de Vacunación - Dr. Carlos Köhler - 5 Ediciones