Pediatra recuerda los casos graves de Hib antes de la vacuna

Me gradué de la Facultad de Medicina de Nueva York en 1963 y terminé una residencia en Pediatría en Stanford en 1968. Mi carrera entera en pediatría estaba en el Hospital del Condado de San Mateo. Durante ese tiempo, vi muchas enfermedades desaparecer de la práctica pediátrica debido a las vacunas.
 
Recuerdo una mañana, hace muchos años, cuando las puertas de entrada de la clínica pediatra rechinaron al abrirse para dar paso a una madre joven de procedencia hispana que había viajado sola en auto bus y caminado cuatro cuadras para llegar al hospital; ella se acerco al área de recepción cargando a su silencioso bebé arropado en una manta. No se necesito más que una rápida mirada para confirmar que el bebé estaba muy enfermo.
 
El bebé tenía 6 meses y aunque sobrevivió después del tratamiento de la meningitis bacteriana, desafortunadamente quedó con una pérdida auditiva severa y con una discapacidad del desarrollo. El bebé nació a principios de los años 70 antes de la introducción de la vacuna contra el Hib que sucedió una década más tarde. La Haemophilius influenzae tipo B (Hib) era una causa común de la enfermedad bacteriana invasiva.

Otra complicación de las infecciones por Hib además de la meningitis era la epiglotitis, una obstrucción alarmante de las vías respiratorias.

Ver artículo completo, Dr. Harvey Kaplan

Alerta epidemiológico por Hib en la Argentina

En septiembre de 2012, el Ministerio de Salud de Argentina, emitió un alerta epidemiológico por el aumento de casos de enfermedad invasiva por Haemophilus influenzae B.

En el mismo documento, muy completo, referido al primer semestre de ese año, advierte que ese aumento está concentrado en lactantes menores de 12 meses, en comparación con el mismo semestre de años anteriores. Adjunta gráficos sobre la evolución de la enfermedad antes y después de la incorporación de la vacuna antihaemophilus.

Por último, recomienda mejorar las coberturas de vacunación (especialmente en el refuerzo de los 18 meses), sensibilizar la sospecha clínica y la notificación ante la sospecha clínica de la enfermedad y garantizar la investigación epidemiológica y las acciones de control ante todo caso sospechoso de forma inmediata.

Fuente: Ministerio de Salud (ver alerta - pdf)