Marcas

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

VACUNAS ANTIHAEMOPHILUS INFLUENZAE B

 

 Nota importante:  Las marcas o nombres fantasía contenidas en esta página corresponden a la farmacopea de la República Argentina, país de origen de este sitio; por lo tanto constituyen sólo una referencia para el mismo. Estas marcas pueden modificarse o no, e incluso diferir en otros países. No deben tomarse en ningún caso como indicación o sugerencia sin una consulta o prescripción médica.


Vacuna Antihaemophilus influenzae b

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

VACUNA ANTIHAEMOPHILUS INFLUENZAE B

 

ACTUALIZADO AL 7/7/14
INDICACIONES
ASOCIACIONES
EFECTOS COLATERALES
CONTRAINDICACIONES
CALENDARIO ARGENTINO

Las primeras vacunas fueron elaboradas solamente con el polisacárido capsular purificado. El inconveniente que presentaban era que no protegían adecuadamente a los menores de 2 años (los más susceptibles).

Las vacunas actuales utilizan este polisacárido (PRP) de la cápsula del bacilo, conjugado con una proteína transportadora denominada "carrier" (toxoide tetánico; toxoide diftérico; mutante del toxoide diftérico o proteína de la membrana del meningococo tipo B).

Se conserva, como todas las vacunas, entre 2º C y 8º C, en la parte central de la heladera. No debe congelarse aún por períodos cortos. Conserva la potencia durante 2 años, desde su fecha de elaboración. Los frascos multidosis, una vez abiertos, se pueden utilizar durante 4 semanas. Si se usan en campañas, conservados en cajas térmicas, deben ser descartados al término de la jornada de labor.

Inmunidad: está relacionada con la edad. Antes de los 18 meses, los niños deben ser vacunados con 1 a 3 dosis de acuerdo a la edad de inicio. Por encima de esa edad, una sola dosis es suficiente.

Debe tenerse en cuenta que la producción de anticuerpos post-vacunación se produce en alrededor de 2 a 3 semanas; mientras tanto el vacunado es susceptible durante ese período de tiempo, y debe ser cubierto con antibióticos si está en contacto con un infectado. El nivel de protección es del 95%.

Acción: es sabido que el uso masivo de esta vacuna disminuye significativamente la incidencia de enfermedades invasivas por Hib, como meningitis y neumonía. Por otra parte, se sabe que por estimulación de IgA secretoria, los vacunados no colonizan posteriormente este micro-organismo en su tracto respiratorio.

Este efecto, además de la espectacular disminución de la incidencia en los países que la adoptaron como vacuna oficial, fueron factores determinantes para su incorporación en la Argentina.


El gráfico inferior muestra el impacto provocado por la incorporación de la vacuna en Finlandia (pionera en la aplicación de esta vacuna)

En los Estados Unidos, desde la implementación de la vacunación antihaemophilus b en 1989, la incidencia de formas invasivas decreció un 95%. En la Argentina, un seguimiento realizado en el Hospital Garrahan durante el período 1989-1994, demostró que a partir de 1991 (cuando ingresó la vacuna al país) existía un descenso constante de casos. El seguimiento durante la etapa posterior a su incorporación al Calendario, muestra la consolidación de esa tendencia.

Para el año 2000, más del 80% de los países latinoamericanos ya habían incluido esta vacuna en sus programas nacionales de vacunación.

Indicaciones

Fuera del esquema de vacunación habitual que incluye a los menores de 5 años (ver Calendario Argentino), se recomienda vacunar a los niños mayores de 5 años y adultos con enfermedades inmunosupresoras: HIV (sinto o asintomáticos); asplénicos; deficiencias de IgG2; transplantados de médula ósea; cáncer. En los asplénicos quirúrgicos o funcionales, puede darse infección grave por Hib (además de otras), por la menor depuración de bacterias capsuladas que llegan al torrente sanguíneo; por lo tanto constituye una indicación precisa (Academia Americana de Pediatría).

Notas:

1)Luego de la vacunación, la generación de anticuerpos tarda entre 2 a 3 semanas, por lo tanto en este período puede darse infección por Hib.

2) Aquellos niños que hubieran sufrido una enfermedad invasiva por Hib antes de cumplir los 2 años, deben ser vacunados o revacunados, de acuerdo a sus antecedentes de inmunización anti-Hib, a partir de los 30 días del episodio o antes.

3) Los niños que han completado el esquema de vacunación antes de los 15 meses, o que recibieron 1 dosis después de esta edad y que aún así sufren una enfermedad invasiva, deben ser estudiados inmunológicamente.

Importante: en HIV sintomáticos, recién nacidos de bajo peso y prematuros por debajo de 27 semanas de gestación; la respuesta es menor.

Asociaciones

Vacuna Cuádruple: DPT o DPaT + Hib. 

 Vacuna Quíntuple o Pentavalente: DPT o DPaT + Hib + PVI (antipoliomielítica inactivada); o DPT + Hib + Hepatitis B. 

 Vacuna Séxtuple o Hexavalente: DPaT + Hib + PVI + Hepatitis B.

Efectos Colaterales

Como todas las producidas con antígenos polisacáridos, son extremadamente seguras y casi siempre libres de reacciones severas. Las habituales, como fiebre, dolor, irritabilidad, somnolencia, ocurren en el 5 % de los vacunados. Las reacciones más evidentes en las combindas, se corresponden con el componente Pertussis.

Contraindicaciones

Reacción anafiláctica a la primera dosis. Enfermedad aguda hasta su resolución. La administración de gammaglobulinas estandar o específicas no contraindican la aplicación de la vacuna antihaemophilus b.

Calendario Nacional de Vacunación (Argentina)

Esta vacuna fue incluida en el nuevo cronograma desde 1997 (tal como lo aconsejara el Consenso Nacional de Vacunas de 1994, realizado en la sede de la Sociedad Argentina de Pediatría), pero se comenzó a distribuir en febrero de 1998. Hoy, asociada a la DPT y antihepatitis B, se aplica como vacuna quíntuple.

Debe ser aplicada por vía intramuscular (en el muslo o brazo), en los lactantes en forma temprana acompañando el esquema habitual de Sabin, a los 2, 4 y 6 meses, con un refuerzo con cuádruple (sin hepatitis B) a los 18 meses.

Nota 1: Cualquier esquema interrumpido no debe reiniciarse sino continuar desde la dosis correspondiente.

Nota 2: Las distintas marcas de vacuna antihaemophilus influenzae b pueden intercambiarse.


CALENDARIO ARGENTINO DE VACUNACIÓN

Haemophilus Influenzae b

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

HAEMOPHILUS INFLUENZAE B

 

ACTUALIZADO AL 7/7/14
AGENTE ETIOLÓGICO
EPIDEMIOLOGÍA
CLÍNICA
FACTORES DE RIESGO
SITUACION EN ARGENTINA

Esta bacteria fue descripta por Pfeiffer en 1892, en el esputo de pacientes durante la mayor epidemia registrada, pero se lo asoció al sindrome clínico de la Influenza. Winslow lo llamó Haemophilus en 1920.

Recién en 1933 esta enfermedad fue diferenciada de la gripe.

Agente Etiólogico

El Haemophilus influenzae (Hi) es un cocobacilo Gram negativo, habitualmente aerobio, pero puede ser un anaerobio facultativo.

Es un huésped habitual del árbol respiratorio del ser humano únicamente. Hay varios tipos, definidos por el tipo capsular (a, b, c d, e y f) y cepas no tipificables ni encapsuladas (estas últimas pueden ser las causantes de la septicemia neonatal).

El tipo "b" es el más virulento y responsable de las enfermedades invasivas: cuando la cantidad de gérmenes que circulan en sangre alcanza altísimos niveles, es capaz de penetrar en las meninges, articulaciones, pleura, pulmón y pericardio.

La primera de estas situaciones es la más frecuente: aún con la terapéutica adecuada, la mortalidad es del 5% y las secuelas oscilan entre el 20% y el 50%.

Epidemiología

El porcentaje de niños sanos que portan en sus fauces este microorganismo en forma habitual, es del 1 al 5 %, con una relación en ascenso en directa proporción a la edad. Sin embargo la tasa de ataque en los portadores, es 100 veces mayor que en los no portadores. Además puede provocar otitis media, sinusitis, epiglotitis, artritis séptica y celulitis, entre otras.

Esta colonización no guarda relación con la condición socioeconómica, raza ni sexo, pero sí lo hacen con la enfermedad: ésta es mayor en comunidades cerradas como jardines, guarderías y convivientes con el caso inicial. El contagio es directo (de persona a persona) y la incubación es variable (puede oscilar entre 2 a 4 días).

Sin ninguna duda, en ausencia de vacunación, es la causa más frecuente de meningitis aguda en la infancia. Es llamativa la susceptibilidad de los niños más pequeños de adquirir la enfermedad invasiva. La causa más aceptada sería la ausencia de anticuerpos contra el polisacárido capsular. Estos son adquiridos entre los 2 y 5 años de edad, mientras que antes de los 6 meses se mantiene parte de los anticuerpos maternos; por lo tanto, las infecciones graves por Hib, se presentan generalmente entre los 6 y 24 meses de edad. La alimentación materna, mantiene en parte, el nivel de anticuerpos adquiridos en forma transplacentaria, hasta los 3 meses de edad.

Clínica

El Hib, puede presentarse en diferentes formas clínicas, de acuerdo a su ubicación, dando cuadros leves, moderados o graves. Los primeros suelen ser otitis, sinusitis y cuadros respiratorios. Los cuadros graves, suelen ser formas llamadas invasivas, por su agresividad tienen una alta mortalidad).

Nota: Las estadísticas están referidas a poblaciones que no han incorporado la vacunación rutinaria.

Entre ellas se encuentran:

Meningitis aguda: Le corresponde el 50% de las meningitis no epidémicas.

Neumonía: El Haemophilus b comparte el primer lugar con el Streptococcus pneumoniae en cuanto a afecciones de este tipo en el niño menor de 5 años. Generalmente se sobreagrega a un ataque viral previo. La gravedad de estos casos está dado más por el compromiso general del afectado que por la enfermedad pulmonar.

Epiglotitis: Es una presentación común en Europa y menos frecuente en Latinoamérica. Es un cuadro grave, con alta mortalidad. Generalmente afecta a niños menores y da un cuadro obstructivo de las vías respiratorias altas, con gran edema de la vía aérea y dificultad respiratoria que puede llevar a la asfixia en poco tiempo de no existir tratamiento inmediato.

Celulitis: Esta presentación, tiene predisposición por los tejidos de la cara, especialmente en los menores de 5 años.

Osteoartritis: Poco común en Latinoamérica.

Bacteriemias: La presencia en sangre de esta bacteria puede dar casos leves con sólo un cuadro febril hasta casos fulminantes indiferenciables de otras causales.

Pericarditis: Le corresponde el 15% de las producidas en niños entre 2 y 4 años; en general subsecuentes a una afección respiratoria.

Factores de Riesgo

Susceptibilidad ambiental

Guarderías (tres veces más frecuente)
Familia numerosa
Grupos cerrados
Hermanos en edad escolar
Nivel socio-económico bajo

 

Susceptibilidad individual

 

Menor de 5 años
Ausencia de alimentación materna
Deficiencias inmunológicas u oncológicas
Factores genéticos

Situacion en Argentina

En la Argentina constituía el 45-50% del total de meningitis producidas en la etapa pre-vacuna; dónde el 80% afectaba a menores de 2 años. Con una mortalidad oscilante en el 7%,se calculaban entre 23 y 60 casos por año de formas graves no meningíticas, por cada 100.000 niños menores de 5 años y que 1 de cada 200, podía sufrir una enfermedad invasiva por Hib. En aquéllos que ya han sufrido una enfermedad invasiva, la posibilidad de recurrencia es del 1%.

El hecho de que tanto las vacunas Quíntuple como la Cuádruple acompañan a la Sabin (a los 2, 4, 6 y 18 meses), ha conseguido obtener buenas coberturas, provocando descensos significativos en la incidencia de la enfermedad.

La incorporación de la vacuna al Calendario Nacional de Vacunación desde 1997, ha modificado esta situación: de 400 casos anuales se pasó a 22 casos en el año 2008, con una tasa nacional de 0,1 caso/100.000 habitantes, sostenida desde 1999. Hasta la semana epidemiológica 48ª de 2009, se registraron 13 casos.


El gráfico superior muestra el impacto provocado por la incorporación de la vacuna en Argentina entre 1994 y 2006 (Fuentes: SINAVE - Ministerio de Salud y Ambiente de la Nación)

 

Datos sobre Haemophilus influenzae b: CDC en español