Vacuna anticoqueluchosa

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

VACUNA ANTICOQUELUCHOSA

 

ACTUALIZADO AL 12/6/14
ASOCIACIONES
REACCIONES ADVERSAS
CONTRAINDICACIONES
BLOQUEO Y CONTROL
CALENDARIO ARGENTINO

La aparición de la vacuna bacteriana a células enteras en la década del '50, combinada con las de difteria y tétanos, disminuyó en forma espectacular la incidencia de la coqueluche. De todas maneras, las bajas coberturas de vacunación, permitieron la aparición de epidemias cíclicas.

Actualmente, además de ésta, se ha desarrollado otra con menos efectos colaterales, al no contener la bacteria completa; de allí su identificación como "acelular".

Vacuna a células enteras
Es una suspensión de bacterias muertas, que se presenta siempre asociada con: toxoides diftérico y tetánico en la vacuna Triple bacteriana (sigla: DPT) (ver Vacuna triple bacteriana).

Se aplica en niños desde los 2 meses hasta los 6 años de edad inclusive, aunque hubieran padecido la enfermedad. Por encima de esta edad, por la mayor incidencia de efectos colaterales, se la reemplaza por la vacuna Doble (dT) o Triple acelular (DPaT).

Vacuna acelular
Presentación similar a la DPT, asociada a antidiftérica y antitetánica, pero modificada en el componente pertussis (sólo antígenos), para reducir los efectos colaterales a prácticamente la mitad. Se la identifica como DPaT. No contiene la bacteria completa, sino una forma inactivada de la toxina, altamente purificada.

En 1984, se obtuvo una cepa mutante de Bp por ingeniería genética, carente de toxicidad, conservando todas las propiedades inmunogénicas. Su ventaja primordial es la buena tolerancia, aunque estudios recientes revelan que en el refuerzo entre los 15 y 18 meses, se produce un mayor porcentaje de reacciones inflamatorias en el lugar de aplicación.

La inmunogenicidad de las vacunas acelulares es similar o mayor que las de células enteras. La respuesta de anticuerpos es principalmente mayor para la hemaglutinina filamentosa.

Diez años después del inicio de su utilización en Japón, fue aprobada por la FDA (Food and Drug Administration) en EE.UU., en diciembre de 1991, para su aplicación a los 18 meses de edad e ingreso escolar, como refuerzo de la triple clásica. Desde 1999, es recomendada por la ACIP (Advisory Committee of Immunizations Practices), AAP (American Academy of Pediatrics) y AAFP (American Academy of Family Physicians), para su uso en todas las dosis del esquema.


 

Asociaciones

Además de la DPT, en la Argentina existe asociada a la vacuna antihaemophilus influenzae b; conocida como Cuádruple y asociada a la antihaemophilus influenzae b + la antihepatitis B, llamada Quíntuple o Pentavalente. La primera se usa para el refuerzo de 18 meses y la segunda a los 2, 4 y 6 meses de edad en el Calendario Nacional. También existen la Quíntuple con antipoliomielítica (en vez de antihepatitis B) y Séxtuple (que contiene todas las anteriores).

 

Reacciones Adversas

La vacuna celular presenta a veces efectos como: llanto continuo e intenso, fiebre moderada o alta. Las vacunas acelulares, presentan menos reacciones colaterales (ver Triple bacteriana).

 

Contraindicaciones

Historia de convulsiones severas, enfermedades neurológicas, encefalopatías, hipotonía severa o reacciones graves luego de la primera dosis.

Nota: las contraindicaciones de la vacuna acelular son similares a las de célula entera.

 

Bloqueo y Control

Contactos familiares y otros contactos cercanos:

a) Inmunización:

Los contactos familiares y cercanos de pacientes con coqueluche, menores de 7 años de edad a los que se les ha aplicado por lo menos 4 dosis de vacuna anticoqueluchosa (DTP o DTaP), deben recibir una dosis de refuerzo, a menos hayan recibido una dosis en los últimos tres años.
Los contactos menores de 7 años que no estén inmunizados o que hayan recibido menos de 4 dosis de vacuna anticoqueluchosa, deben iniciar o continuar la inmunización de acuerdo al esquema. Los que recibieron su tercera dosis, 6 meses o más antes de la exposición, se les debe aplicar la 4a. dosis en ese momento.

b) Quimioprofilaxis:

Administrar a todos los contactos familiares y cercanos, cualquiera sea la edad o estado inmunitario: eritromicina (40 a 50 mg/kg/día por vía oral, en 4 dosis; máximo 2 g/d), durante 14 días, porque la inmunización que confiere la vacuna no es total y puede no impedir la infección. Se ha comprobado que la eritromicina elimina el estado de portador y es efectiva para limitar la transmisión secundaria (para aquéllos que no toleran la eritromicina, se utiliza claritromicina; 15mg/kg/d, oral, en 2 dosis, máximo 1 g, durante 1 semana. La azitromicina o trimetroprima-sulfametoxazol son otra opción aceptable).

Se deben observar constantemente los síntomas respiratorios de todas las personas durante 14 días después de la interrupción del contacto.

Fuente: Normas Nacionales de Vacunación de la República Argentina.

Calendario Nacional de Vacunación (Argentina)

La vacuna anticoqueluchosa no existe en forma aislada.

Se presenta como:

a) Cuádruple: Asociada con antidiftérica, antitetánica y antihaemophilus; que se aplica entre los 15 y 18 meses de edad.

b) Quíntuple: Asociada con antidiftérica, antitetánica, antihaemophilus y antihepatitis B; que se aplica a los 2,4 y 6 meses de edad.

c) Triple bacteriana: Asociada con antidiftérica y antitetánica. Ésta se aplica al Ingreso Escolar sólo si el niño aún no ha cumplido los 7 años (ver Vacuna triple bacteriana). Si ya ha cumplido los 7 años, debe usarse la doble (dT).

d) A los 11 años, desde 2010, comenzó a aplicarse la DPaT (Triple bacteriana acelular), que deberá repetirse cada 10 años, con dT(doble bacteriana).

e) Estrategia complementaria (asociada a la situación epidemiológica actual): Vacunación de todas las mujeres embarazadas partir de la vigésima semana de gestación

Objetivo: Disminuir la morbimortalidad por coqueluche en los lactantes menores de 1 año

Vacuna: triple bacteriana acelular (dTpa)

Población objetivo: 750.000 embarazadas, en 2012

Meta: Lograr el 95% de cobertura en el 100% de los municipios de nuestro país.

En caso de no haber captado a la embarazada, se recomienda la vacunación en el post-parto inmediato, antes del egreso de la maternidad. Cabe destacar que esta es una estrategia de rescate ya que no es tan efectiva como la vacunación durante el periodo de gestación.

 

CALENDARIO ARGENTINO DE VACUNACIÓN

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn