Vacuna Antimeningocóccica

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

VACUNA ANTIMENINGOCÓCCICA

 

ACTUALIZADO AL 28/7/14
TIPOS DE VACUNAS
INDICACIONES
CONTRAINDICACIONES
EFECTOS COLATERALES

Ante la creciente aparición de casos de resistencia antibiótica del Meningococo tipo B, desde el año 1963 se intensificó la búsqueda de una vacuna efectiva.

En 1969 fue desarrollada en EE.UU. una vacuna contra el Meningococo C, y poco tiempo después, Francia hizo lo propio con el A. Esta combinación se usa en distintos países.

Desde 1981 se dispone de una vacuna combinada para los serogrupos A, C, Y y W135 y ha sido utilizada en forma rutinaria en algunas fuerzas armadas.

En 1994 fue autorizada en la Argentina una vacuna polisacárida para los grupos B y C, de procedencia cubana que fue utilizada en Colombia y Brasil con resultados dispares.

Las vacunas constituidas por polisacáridos son aún comunes, aunque ya se han desarrollado vacunas conjugadas que combinan varias cepas y contra el meningococo B, que se han incorporado en países que sufren brotes de este serogrupo.

Tipos de Vacunas

Polisacáridas:

Todas tienen poca efectividad en menores de 2 años y reducida en menores de 3-4 años, a excepción de la del grupo A que provoca buena respuesta de anticuerpos desde los 3 meses de edad. La del grupo C reduce hasta un 50% el carácter de portador. Se sigue trabajando en el desarrollo de vacunas que tengan eficacia en niños menores de 2 años, especialmente contra el tipo B.

No se aconseja su aplicación en forma masiva, a menos que existan riesgos ciertos de epidemia. Los títulos de anticuerpos obtenidos luego de la vacunación descienden rápidamente y debiera hacerse una revacunación al cabo de algunos años.

Nota 1: Cuando se decida realizar vacunación en una zona donde se comprueba un brote epidémico, la vacuna deberá seleccionarse de acuerdo a la cepa prevalente y al grupo etáreo más afectado.

Nota 2: Las vacunas multidosis, una vez reconstituidas, deben mantenerse refrigeradas y desecharse al final de la jornada de labor. 

Conjugadas:

Ya se comercializan vacunas monovalentes contra el meningococo de tipo C y tetravalentes, contra las cepas A-C-Y-W135. Utilizan proteínas transportadoras, al igual que las vacunas antihaemophilus.

Estas permiten, a diferencia de las polisacáridas, su uso en niños menores de 2 años. Las indicaciones pueden diferir según sus marcas.

Indicaciones

En las polisacáridas, su aplicación difiere según las distintas marcas. Se recomienda en situaciones de epidemia; inmunocomprometidos (incluidos HIV+); asplénicos; viajeros a zonas endémicas o epidémicas; déficit de complemento o properdina, brotes a germen reconocido o contactos; personas en riesgo (niños y adultos de comunidades cerradas o semicerradas). La inmunidad se logra a partir de los 7-10 días.

La combinación de A + C, puede utilizarse desde los 6 meses si se quiere prevenir un brote del grupo A, en 2 dosis separadas por 3 meses. Si la prevención está orientada al grupo C, desde los 2 años, en una sola dosis. Los anticuerpos persisten por unos 3 años.

La combinación de B + C, puede utilizarse después de los 2 años, pero tiene mayor efectividad desde los cuatro. Se aplica en dos dosis separadas por 45-60 días. Los anticuerpos también persisten por unos 3 años. Tanto en ésta como la anterior, de repetirse la situación de brote, debe hacerse un refuerzo.

En las tetravalentes, grupos A-Y-W135-C, son efectivas desde los 2 o 9 meses de edad según el laboratorio productor, y se aplican en 2 o 3 dosis en menores de 1 año más un refuerzo luego del año. En mayores de 2 años, se aplica una sola dosis.

Nota: en los niños asplénicos, debe esperarse a completar la serie de vacuna antineumocóccica, ya que puede haber una potencial interferencia. 

Las conjugadas monovalentes están dirigidas exclusivamente al meningococo de tipo C (según el laboratorio productor, son 2 o 3 dosis en menores de 1 año). Pueden aplicarse desde los 2 meses de edad, con un intervalo no menor a un mes. Por encima del año, con una dosis es suficiente.Ya existen vacunas conjugadas contra el tipo B, específicas para determinada región mundial pero ante el avance de los brotes, han comenzado a aplicarse fuera de las mismas.

Ver: Calendario Ampliado de Vacunación

Nota 1: En el país, luego de las monovalentes, se han aprobado dos cuadrivalentes: MenACWY-D (de 9 meses a 55 años) y MenACWY-CRM (de 2 meses a 55 años). El Ministerio de Salud sugiere su uso en asplenia, déficit de complemento, niños con VIH, personal de salud en contacto con el germen, viajeros a zonas endémicas, niños o adultos en instituciones semi-cerradas. Los brotes epidémicos deben ser evaluados para actuar en consecuencia. Las situaciones individuales dependen de la situación epidemiológica y el criterio médico.

Nota 2: La revisión de enero de 2014, en los Estados Unidos indica:

  • La aplicación de rutina de una dosis a los 11 años y un refuerzo a los 16 (los adolescentes de 11 a 18 años con VIH deben recibir 2 dosis con un intervalo de 2 meses). Si se administra por encima de los 16 años, no es necesaria la revacunación.
  • Personas con alto o mayor riesgo de enfermedad (incluido VIH).
  • Niños asplénicos, funcionales o anatómicos (incluida la enfermedad de células falciformes) y niños con déficit de complemento persistente:

- Menores de 19 meses, 4 dosis (2, 4, 6 y 12/15 meses de edad).

- De 19 a 23 meses: 2 dosis con 2 meses de diferencia (o completar con una dosis).

* Los grupos de riesgo deben recibir refuerzos cada 5 años (incluidos los adultos). Los menores de 7 años, cada 3 años, según el caso (AAP, ACIP, CDC, ACOG, AFP).

* Fuera de los grupos de riesgo, la indicación general es de una sola dosis.

* No hay información sobre la posibilidad de intercambiar las marcas.

Contraindicaciones

Primarias (1a. dosis):

1) Para todas las vacunas antimeningocóccicas.

  Alergia a alguno de los componentes.
  Procesos febriles o enfermedades agudas con compromiso del estado general.
La inocuidad de las vacunas en el embarazo no está demostrada; sin embargo, no están formalmente contraindicadas durante el embarazo y la lactancia, pudiendo ser administradas en caso de riesgo.
  Trastornos de la glándula suprarrenal.

2) Para vacuna B+C.

  Enfermedad neurológica severa o enfermedad convulsiva previa.
  Vasculitis o antecedentes de púrpura.

Secundarias (2a. dosis B+C):

Personas que presentaron algunos de los siguientes síndromes dentro de las 72 horas de la primera dosis: colapso o shock con hipotonía y/o hiporrespuesta (HHE), convulsiones, encefalopatía, llanto o grito continuo; síndrome febril con temperatura axilar mayor de 40ºC, síndrome purpúrico con o sin poliartritis.

Usar con precaución: Trombocitopenia o cualquier desorden de coagulación.

Efectos Colaterales

Edema y dolor en el sitio de aplicación, fiebre (a veces alta) y en forma esporádica, eritema, vómitos, diarrea, cefalea, púrpura, hipotonía, excepcionalmente convulsiones (éstos tres últimos en la combinación B+C).

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn